Celebrando 10 años del Colegio europeo de Ibagué.

El Sombreron

 

 

 

elsombreron

El Sombreron

 

Es un espanto nocturno.
Consiste en una figura humana de gran tamaño, la cual lleva un sombrero gigante que le abarca desde la cabeza hasta las pantorrillas. Los trasnochadores que lo han visto o a quienes se lea ha presentado, dicen ver la figura que les sale al camino, los hace correr y les va gritando: "SI TE ALCANZO, TE LO PONGO...!", Siempre persigue a los borrachos, a los peleadores, a los trasnochadores y a los jugadores tramposos y empedernidos. Aprovecha los sitios solitarios a la vera de los caminos, en noches oscuras. En noches de luna es fácil confundirlo con las sombras que proyectan las ramas y los arbustos.
En épocas remotas casi siempre perseguía a los jovencitos que adquirían el vicio de fumar, de gastar el dinero en juegos de naipe y dado y a quienes se pervertían en plena juventud.

 

 

 

 

ANECDOTAS SOBRE EL SOMBRERON


El amigo Froilán, que dice conocer toda la región de Saldaña, Guamo, Espinal, me relata algunos casos acaecidos desde el siglo pasado:
- Bueno, don Froilán, a usted se le ha presentado "el sombrerón...?
- Vea con lo que sale la señorita.. .¡Ya tá pensando quesque yo era un borracho... u... pior antodavía, un... sinverguenza...!
- ¡No por Dios, don Froilán.! ¡No piense eras cosas! Yo siempre lo he creído a usted un hombre juicioso y responsable.
- ¡Dios se lo pague... señorita!. Asina si me da ánimo de echarle unos cachos...
- Pero pronto, don Froilán.
- Mi aguelo, quen gloria está, ese si que era parrandero y jugador...! Quesque el maldito espanto habla dao en perseguirlo en el cruce de los caminos, pero comu'el taba joven, le valían las patas pa correr en apenas vía el bulto negro y semejante sombrer6n...! Y quesque una vozarrona como de jiera enjaulaa le gritaba:"Si te alcanzo te lo pongo, si te alcanzo te lo pongo" - Asina seguía hasta que el pobre dentraba a la casa u a la de cualesquiera de los amigos que quedara cerca. Como tueso puayá era sólido.., sólido...!

 

 

 

 

 

- Pero su abuelo no se ajuiciaba, sabiendo que sufría tanto susto?
- ¡Busté ha visto señorita que al vicioso "no le calan puyas...! Jm...
- ¿Y de quién más supo usted que se le apareció...?
- Ayi, nomasitico, en el sitio de Cortadero, en el cruce los caminos, hace tiempisisimos, había una casa de juego y borracheras, donde los trabajadores del Guamo, de Chicoral y del Espinal, tuiticas las noches se largaban payá. Los pobres borracho que salían con piernas flojas de tanto jartar, los perseguía, los correteaba, pero caían atontados, a veces por la jala, otras por el susto, de ver que no podían dejenderse. A la madrugaa los incontraban tiraos a un lao del camino, como idiotizados.
- ¡Qué tristeza. Pobre familia!. ¡Y los hijos recibiendo tan mal ejemplo!

 

 

- Pues Pachito, el hijo del compadre Ulogio, se le mató asina: Salió endespués de la media noche, de tar jugando al dao, y el mesmito biruñas, porque esu nues otra cosa quel mesmito diablo, lo taba esperando ala güelta del camino e Chicoral. El injeliz en apenas lo vido salió en una sola estampía, metiéndose puentrel monte, en apenas golvía a voltiar pa ver si lo había engañao y en apenas siguió corriendo sin mirar, trompezó contra un tronconónón y se destapó los sesos!
- No me cuente más, don Froilán. ¡Esto sí es desastroso...!

 

 

 

elsombreron1

 

 

 

 

 

 

MITOS Y LEYENDAS >>>