banderainglaterra   banderaitaliana   banderafrancia  
.
 

twitter

TWITTER

facebook

FACEBOOK

hotmail

ESCRIBANOS

Celebrando 10 años del Colegio europeo de Ibagué.

Medicina Popular

Tratamos de la medicina popular de la tradición Tolimense

 

Los curanderos o teguas, usan para sus tratamientos hierbas, cortezas y semillas; partes del reino animal como plumas, huesos, manteca, sesos, pezuñas. Las hierbas son muy conocidas tanto en la cordillera como en el llano. Sus propiedades tienen aceptación por quienes creen en ellas.

A continuación enumeraré las más populares:

EL LLANTEN, se utiliza como colirio, para aclarar la vista; en cocimiento es estomacal.
LA SABILA, en cristales, batidos con clara de huevo, dos veces al día, calman la tos, fortalecen los bronquios y cura hasta la tuberculosis.
EL GUACO, echado en maceración con alcohol o aguardiente. Se usa en fricciones para las articulaciones cuando son de procedencia reumática. Las ramas machacadas en poca agua, sirven para peinar el cabello y ondularlo.
LA YERBABUENA, tiene múltiples aplicaciones: en infusión, para el dolor de estómago. Rehervida cuando hay "diarrea" o mal de estómago. Contra los dolores de cabeza, se machaca bien y se ponen emplastos en la nuca y en la frente. Para los dolores de muela, se hierven los cogollitos y se cogen buches tibios.
EL MIRTO, es enervante. No se debe tomar. Se utiliza en baños, pero en escasa cantidad, para curar los trastornos cerebrales.
EL ABROJO hervido, calma la tos.
LA ADORMIDERA, cura los cólicos femeninos. En tisana es especial contra el insomnio, pero en pequeñas dosis.
EL MASTRANTO con la yerbabuena, la altamisa, la albahaca y la ruda en maceración de aguardiente, es magnifico contra los dolores reumáticos. Para la debilidad cerebral, con las mismas hierbas, expuestas al sol y refregada para baños en la cabeza y todo el cuerpo.

LA YERBAMORA. Refresca el aparato digestivo, tomándola refregada. Contra el dolor de muela es excelente, hervida y cogiendo buches.
LA VERDOLAGA en zumo, es refrescante y antibiliosa.
EL TORONJIL en infusión para los nervios y las afecciones cardiacas.
EL ARNICA machacada, se acostumbra contra la equimosis. Hervida y por vía oral, es muy usada contra los golpes.
EL GUANABANO es muy fresco y se hacen sorbetas para curar la sinusitis. En baños para la cabeza, cuando se sube el calor.
EL PAICO, expulsa toda clase de parásito intestinales.
EL ARIZA, su flor hemostática. Se usa contra las hemorragias uterinas.

LA MALVA, es estomacal y refrescante.
EL SAUCO, es antifebril y calma la tos.
LA MANZANILLA para los desarreglos del hígado.
EL ENELDO y EL ANIS, expulsa los gases intestinales
LA COLA DE CABALLO, para ondular el cabello.
NARANJO. Los azajares en infusión, para los nervios. Sus hojas refregadas y puestas en agua al sol, para baño, son estimulantes.
CHAPARRO. La corteza desangrada, purifica la sangre y quita las manchas de la piel.
PELA. La cáscara y las hojas hervidas, en lavados tibios son muy apetecidos contra
la fiebre alta que produce el tifo, la viruela y el sarampión
EL GUALANDAY, purifica la sangre
EL MARAÑON. Su fruto, en jarabe, calma la tos
LA SALVIA, especial pera las afecciones del hígado.

 


A continuación enumeraré otras, sin anotar sus propiedades, porque resultaría interminable.
Amapola, hinojo, cachito de venado, moradita, triquitraque, valeriana, altamisa, chipaca, romero, guayabo, cabello do maíz, lechuga, berros, breve, apio, ajos, cebolla, limón, matarratón, caracucho, mango biche, tamarindo, higuerillas, ruda, mejorana, poleo y perejil.

 

 


DOS ANECDOTAS DE MAGIA CURATIVA

 

Conocí hace muchísimos años, una viejecita llamada Eleuteria, cuya hija mayor era la lavandera de mi casa. Le anciana ere analfabeta, pero recetaba y hacia curaciones maravillosas. Era la "partera" más afamada del sur del Tolima. No supe que ejerciera la hechicería, pero su conocimiento en la "yerbatería", era asombroso. Era muy cristiana e invocaba siempre a la Virgen de la Candelaria y a San Roque. Nunca la oí pronunciar palabras burdas y su trato era de una amabilidad encantadora.

Traté a la vez, una señora Dionisia, que fuera de ser la especialista en "vías urinarias'. Ejecutaba la "traumatología" como la mejor. Entablillaba cuando había fracturas y "sobaba" con mantecas y pomadas las luxaciones y esguinces envolviendo la parte afectada con le corteza del "frailejón" soleado.
En aquel tiempo no e usaba el yeso para vendar fracturas, ni se habían fabricado los aparatos ortopédicos.
Esta curandera sabía leer y escribir, por lo tanto las fórmulas las expedía manuscritas. Las gentes la llamaban cariñosamente "DIONISIA LA Sobandera".

 

 

REGRESAR A MITOS Y LEYENDAS >>>