Celebrando 10 años del Colegio europeo de Ibagué.

Supersticiones y Agüeros

 

 

 

 

gitana

 

 

 

HECHICERIAS

 

Los brujos y hechiceros, que en la mayoría de los casos son los mismos teguas, parteros y curanderos, se valen de jarabes enfrascados y pócimas de rara procedencia, para embaucar a la clientela. Es un tratamiento mágico curativo. Me cuenta don Facundo Poloche, que en Charco Hondo ejerció durante muchos años como "curandero, partero y hechicero", un hombre que escasamente firmaba y de nombre Espiridión. Allí acudían hombres, mujeres, niños, jovencitas con diferentes casos y distintas dolencias. Por ejemplo si un labriego llegaba con un brazo partido, un hombro zafado o una luxación en un tobillo, al instante era "sobado" con manteca de Iguana, o de oso, de tiburón o simplemente "enjundia" dé gallina. Para que no sintiera mucho dolor, le hacia tomar un trago doble de aguardiente. Por ultimo lo "entablillaba" "vendándole" de antemano con frailejón soasado, alrededor del hueso enfermo.

A las jovencitas con 'mal de ijada' (cólicos menstruales) les daba masajes en el vientre, luego les ponía "fomentos calientes vajiaos", con humo de tabaco y les recetaba el cocimiento de la yerbabuena y canela cuando eran de frío, o si no, el agua de adormidera con ruda.

fomentos

A los niños "yelaos" les hacia baños de leche tibia, olajá de chiva negra, con el cocimiento de guanábano, hierbabuena y hueso de res. Si un niño tenia diarrea a causa de la dentición, les recetaba la tisana de gayaba biche, granado y hojas de tripepollo.

hierbabuena

Los niños caminadorcitos que les daba ataque de lombrices, les preparaba en agua de panela, paico, hierbabuena y un frasco de vermífugo nacional, que en esa época era muy acostumbrado.
Si se trataba de la "lombriz solitaria", le preparaba leche de "higuerón con paico y les hacia guardar tres días de ayuno para que arrojaran los segmentos o anillos de la lombriz.

A los adultos, para expulsar los parásitos, esta era la receta: a una botella de aguardiente se le echan 20 ajos picados en cruz, media cebolla cabezona rallada y tres hojas de orégano. A los cinco días, cuando ya el aguardiente haya absorbido los tres vegetales, se empieza el tratamiento tomando una copita en ayunas, durante nueve días.

aguardiente

Contra los nervios y ataques del corazón no había como el toronjil, cidrón, naranjo y cáscaras de valeriana. Se hervía cualquiera de esas hierbas y se tomaban tres pocillos diarios.

Para los riñones no había como el cocimiento de cabello de maíz con grama de horqueta y palitaria.

Para la ceguera en los niños: agua serenada con jazmines estrellados, amapolas y un limón cortado en cruz. Por la mañana se bañaban los ojos abriendo bien los párpados.

En casos de orzuelos, le pasaban un huevo caliente, recién puesto de la gallina o pava, sobre el ojo afectado. Para limpiar los ojos de arenilla o polvo, le exprimía una semilla verde de albahaca, con el ojo bien abierto y el zumo recoge la suciedad.

Contra los dolores de oído, cogía una hoja de matacallos y exprimía dos gotas en cada oído. También acostumbraba la semilla de algodón humedecida en aceite de almendras y tapando luego cada oído con una mota de algodón.

Contra los dolores de muelas, hervir agua con hojas de llantén, yerbamora y una brizna de sal. Coger buches hasta que desapareciera el dolor.

Para los forúnculos o nacidos ciegos tenía un remedio eficaz: preparaba una pomada de sebo de vela, jabón de la tierra y panela. Amasaba bien los tres ingredientes y colocaba un triz de esa pomada sobre un trapito viejo, porque de ese tamaño se abría la boca del tumorcillo. A las pocas horas estaba el curandero exprimiendo materia como la erupción de un volcán. Otra fórmula para lo mismo, era el parche de pan, empapado en leche materna. Obtenía los mismos resultados.

Contra los dolores de cabeza recetaba sinapismos de ají sobre la nuca y la frente del paciente.

Los casos referentes a la hechicería era cuando se comprometía a hacer el mal, como "rayar la sepultura". "poetizas", "bebedizos" y la 'velación del retrato".

magia

Para "rayar la sepultura" iba con el mismo interesado a un lugar solitario o en el mismo patio de su casa, dibujaba en el suelo, con un cuchillo, con tiza o con carbón, un rectángulo del tamaño de una fosa cualquiera y, calculando el sitio del corazón le clavaba una estaca o un clavo grande para atormentar a esa persona. Desde ese mismo instante, mediante las oraciones o maldiciones que profería en voz baja, la víctima empezaba a enfermarse en forma ascendente y rara que ningún facultativo era capaz de conocer el mal, hasta que se moría. Unos vivían varios años penando en una cama sin tener alivio. Otros morían prontamente .

Los "postizos". que según la gente, era un pacto con el diablo, causaba terror por la gravedad a que condenaba a sus victimas. Muchas aparecían con el estómago "soplado", a causa de un sapo, un lagartijo o una culebra que le hubiera puesto. Aseguraban muchos vecinos, que don Espiridión sabía también las "contras", pues los familiares que lo acompañaban durante la noche fumándose montones de "chicotes", que para alejar el espíritu malo (cuando podría ser más bien para atraerlo), velan cuando el agonizante vomitaba el animal. Los "bebedizos", que los administraba en forma sonriente y amistosa, se los daba con el fin de atontar a la persona interesada por otra de mala entraña, para quitarla de enmedio en el amor o pleitos.

 

"La velación del retrato" la ejecutaba así: le exigía a la persona interesada, un retrato robado a la persona que se quería hechizar. bien para obtener su amor, su odio, alejarla o hacerla venir rendida a sus pies. Se coloca la fotografía con la cabeza hacia abajo, clavándolos un alfiler en el sitio del corazón y se vela durante nueve días a las 12 del día y a las 12 de la noche, mientras se reza la oración del "Anima Sola", a San Marcos de León o a Santa Elena, según la clase de pedimento. A las mujeres desilusionadas por un amor, les aconsejaba velar una prenda de vestir, especialmente los pantaloncillos del ser querido.

diablo

muerte

Una ceremonia macabra que aconsejaba a sus clientes cuando tenían un pedimento difícil y rápido, era el entierro del "monicongo". Se efectuaba de la siguiente manera: Previamente se abría un hoyo rectangular pequeño, en el jardín, en un potrero o en un sitio solitario. Se modela en cera negra un muñeco que represente la imagen de quien quiere uno hechizar. Se alumbra el monicongo colocándolo con la cabeza hacia abajo, entre dos velas, desde las seis de la tarde hasta las doce en punto de le noche, hora en que debe de ser enterrado y pensando en la gracia que se quiere obtener de él. A medida que se coloca entre el hoyo y se le va echando tierra, se le dice: Aquí te entierro y aquí te tapo, Lléveme el diablo si yo te saco. Tan pronto quede enterrado se agrega: Si quieres ver la luz del día y las gracias del Señor concédeme este favor que te pido noche y día. Cuándo se obtiene la gracia, se desentierra el monicongo, se lleva a la casa y se coloca en un lugar especial, en donde se le pueda rendir veneración todos los días, de lo contrario, le llegan a la persona desgracias muy grandes.

Por último, agrega don Facundo, que encontró a don Espiridión leyendo "La Magia Negra" y que sobre un estante tenía otros libros cuyos títulos eran: "El Dragón Rojo", "La Magia Blanca" y "San Cipriano". Como se deduce, de los informes de don Facundo, la primera parte influye la fe en el poder de las hierbas, y los últimos datos, actúa el arte diabólico.

En esta época, esos artificios, "postizos" y maleficios han desaparecido. Queda un sector muy escaso que todavía cres en estas artimañas.

 

 

PUSANAS Y BEBEDIZOS

 

En la hechicería existen las "pusanas" y los "bebedizos".

Las PUSANAS son menjurjes que preparan secretamente, para que no se den cuenta sus victimas de la cantidad de suciedades que les llegan. Estas pusanas se venden para "atraer al ser amado", "para hacerse odiar de una persona", "para hacer venir a alguien que vive lejos" etc. etc. Casi siempre estos jarabes llevan "raspaduras" de hueso de muerto, del colmillo del caimán y del jarrete del venado; unas gotas de sangre de mico, con cenizas de las plumas de gallinazo, el corazón de una tórtola en celo y sesos de "firihuelo", según ellos.

 

Los BEBEDIZOS se usan para curar la "gusanera" de las bestias. la peste del ganado y para purgar los animales cuadrúpedos domésticos. afirman muchos. Se preparan a base de panela quemada, carbón vegetal molido, sal de cocina y unas bolitas de jabón de la tierra. Además de los Jarabes, venden lociones o fricciones que sirven para atraer a las personas. "Aguas aromáticas" para alejar la mala suerte y traer felicidad. Sahumerios a base de semillas tostadas pulverizadas pare alejar malos vecinos. Estos sahumerios que los indios acostumbraban con las bellotas secas y tostadas del algarrobo, después fueron a base de incienso, mezclado con hojas tostadas y cortezas de árboles olorosos, con polvos de huesos de muerto.

 

 

ILUSIOGENOS Y ALUCINOGENOS

 

Los ILUSIOGENOS son pociones que producen embriaguez, euforia. excitación, sin consecuencias graves momentáneas, como le coca. la chicha y los licores. En la época actual no necesitan los hechiceros preparar los ilusiógenos. Cada persona en particular se encarga de ingerir la dosis que le provoca y por el tiempo que le permita su modo de vivir.

El TABACO es otro ilusiógeno, pero no ya en bebida, sino fumándolo, En rama, y sin preparación produce vómitos, borrachera, embotamiento, temblor en el cuerpo, pérdida de la memoria y estertores.

Los ALUCINOGENOS son otros estupefacientes que intoxican y perturban el organismo con grave peligro de la vida. En el Tolima tenemos el "BORRACHERO", llamado también "CACAO SABANERO" y "BURUNDANGA". Es un arbusto de flores acampanilladas que parecen convólvulos, de colores blancas, rosadas. amarillas y hasta rojas según el clima; exhalan un perfume repelente y penetrante, que a la hora del atardecer se extiende, por el campo y produce sueño. De ahí su nombre. El borrachero se da en los tres climas: cálido, frío y templado. Es un arbusto satánico porque desde la raíz hasta el cogollo sus poderes son mágicos: hojas. corteza, raíces, frutos y flores parece que encerraran efectos maléficos.

borrachero

Crudo, tostado. macerado. y en infusión, aunque sea en poca cantidad, las consecuencias son abominables. A los pocos minutos de ingerir cualquiera de sus partes. produce vómitos, desequilibrio mental, temblor en los miembros, visiones extrañas, embotamiento y alteración de la vista. Cuando la dosis se administra en mayor cantidad ocasiona a veces sueño profundo y prolongado, alternado con pesadillas y delirios. En momentos de ira diabólica, pueden destrozar lo que encuentran. Cualquiera que suministre este vegetal a otra persona, tiene la certeza de ser con fines maléficos, porque sabe que en exceso embota las facultades mentales hasta llegar a la locura y quedando la persona inhabilitada de por vida.

FUNESTAS CONSECUENCIAS DEL BORRACHERO

 

A principios de este siglo, me cuenta don Tomás Acosta, tenía él un sobrino "buen mozo", simpático e Inteligente, que trabajaba en Girardot como administrador en compras de café y cacao. Asistía por la noche a las diversiones de la feria en la misma ciudad y allí se enamoró de una atractiva vampiresa que lo embobó en dos días. El muchacho era de gusto refinado y vestía elegantemente. Le entregó a la chica todo el dinero que tenía ahorrado y a los pocos días ya deambulaba por Flandes y Girardot todo sucio, desgreñado e idiotizado. Olvidó a su familia, su trabajo y hasta su identidad. Finalmente se le veía por las estaciones del ferrocarril y de los buses, todo andrajoso, muerto de hambre, recogiendo los desperdicios de las canecas de la basura y del suelo. La madre al saberlo se fue a buscarlo para internarlo en un hospital siquiátrico. Lo encontró en la estación de Saldaña y al verlo en ese estado lamentable, cayó muerta.

Después los hermanos lograron llevarlo al manicomio, pero no se curó. Hace unos pocos años murió. En los días en que los amigos lo encontraban harapiento, fue uno de los hermanos a buscar la "alegre mujer" para cobrárselas. Una de las compañeras le informó que ya no vivía allí, que se había marchado para la costa. Además, le contó que la locura de su hermano había dependido de haberlo suministrado una gran dosis de "burundanga" para que él la quisiese toda la vida, porque ella lo adoraba locamente; pero la cantidad fue excesiva y lo perdió. Desesperada, al verlo en tan lamentable estado huyó lejos.

tabaco

EL TABACO

 

 

Esta planta que es industrial, se cultiva en los climas cálidos. El tabaco lo cultivaban los indígenas en compañía de maíz, en la llanura del Magdalena, es decir en el Tolima Grande. Como remedio es eficaz para el "pujo" de los recién nacido., echando bocanadas de humo sobre los pañales, y sobre algodón, para colocarlo sobre el ombligo. Las hojas, con aceite de higuerilla tibio. se acostumbraban como emplasto sobre el ombligo. Para el dolor de cabeza lo usaban como sinapismos o emplastos. Para la bronquitis lo usan con enjundia de gallina tibia, y se colocan sobre el pecho. Al principio, cuando se trató lo de los ilusiógenos, hablamos sobre los síntomas y sus consecuencias. y..

 

LA COCA

 

En pequeñas dosis y sin causar hábito, es medicinal. Ya en cantidades grandes y como la usaban los Indígenas, masticándola desde el desayuno hasta la hora de dormirse se vuelve vicio. A causa de los alcaloides que contiene, altera el sistema nervioso, embota el cerebró, produce alucinaciones y pesadillas. Como remedio, tomándola hervida, en pequeña dosis, sube la tensión, beneficia la respiración y calma el dolor de muelas, cogiendo buches. Los aborígenes la acostumbraban cuando tenían que hacer largos viajes; llevaban siempre consigo un morral con coca. Iban masticando durante el camino y así no sentían hambre ni fatiga. La coca es un arbusto que se cultiva en los climas cálidos y templados.

coca

CONTRAVENENOS

 

 

Las serpientes venenosas más conocidas en nuestro medio son: la taya, la pudridora, la coral, la rabo de ají, la taya equis, la víbora, la cascabel, la verrugosa, la toche, le matacaballo y muchas más. El mejor antídoto o contraveneno que usan loe peones, los ganaderos y viajeros, es "el guaco". Se machacan bien las ramitas para extraer su jugo, se cuela y se lo da a quien lo ha mordido una culebra. Se acostumbra también darles a quienes hayan sido picados por escorpiones, coyas, arañas venenosas y perro con hidrofobia. Cuando no encuentren el guaco, prefieren la pica-pica y el "rabo de alacrán", aunque sus efectos son lentos. Existen otros procedimiento, muy conocidos por los campesinos y son: "la ligadura", para evitar que el veneno circule rápidamente; y la "succión bucal", en caso de tener una dentadura perfecta, es decir no tener carie, ni tener las encías heridas o sangrantes. Hoy, los progresos de la ciencia son asombramos y existen "los sueros antiofidicos". El municipio de Armero cuenta con un SERPENTARIO que es uno de los mejores del país y allí se encuentra toda clase de contravenenos

 

 

REGRESAR A MITOS Y LEYENDAS >>>