banderainglaterra   banderaitaliana   banderafrancia  
.
 

twitter

TWITTER

facebook

FACEBOOK

hotmail

ESCRIBANOS

Celebrando 10 años del Colegio europeo de Ibagué.

Folclor Musical

 

Es llamado FOLCLOR MUSICAL aquel que para su ejecución depende de elementos llamados instrumentos y que está supeditado a una narración rítmica establecida.

Es así como encontramos que en Colombia el folclore musical está conformado por:

a. Cantos y tonadas indígenas. La música tiene una significación utilitaria de gran importancia, representa un vivencia trascendental y la toman como una forma de arte: danza, teatro, magia, etc; a modo de practica religiosa. La musica tiene importancia para los indigenas. Su clasificacion por genero atiende al funcionalismo o utilidad practica de los cantos y tonadas.
a.1 De iniciacion. Pubertad, himeneo
a.2 De cama o arrullo
a.3 De ensalmo, consejero o exorcismo medico
a.4 De cosecho o fertilidad de bebida
a.5 De estreno de vivienda o anfitriones
a.6 De bienvenida y hospitalidad
a.7 De viaje
a.8 De guerra
a.9 De funeraria o ritos mortuorios

b. Tonadas y cantos mestizos de la zona andina, litoral atlántico, litoral pacífico, zona llanera.

ZONA ANDINA.

Bambuco:

Es la tonada base de esta región. Es la expresión musical y coreográfica más importante y representativa de nuestro folclore por su cobertura, abarca trece departamentos de la región andina. Su origen es mestizo, pues conjuga las melodías de tradición indígena con ritmos varios, entre ellos los vascos.

Existen seis variedades de bambuco: Sanjuanero o bambuco fiestero del San Juan; rajaleña; fandanguillo o bambuco coplado en duelo; pasillo; vueltas antioqueñas y guaneña.

• Sanjuanero: Parece que el sanjuanero y rajaleña se confunden en una misma expresión musical y coreográfica. El Sanjuanero es una mezcla rítmica, muy típico de las fiestas de San Juan y San Pedro.
• Rajaleñas: Se identifica como el ritmo destemplado del calentano tolimense. Los Rajaleñas son coplas picarescas de los opitas, las cuales se interpretan con flautas, tiples, tamboras y caránganos.
• Fandanguillo. Variedad del bambuco acompañada de duelos verbales-coplas.
• Pasillo. Diminutivo de paso, indica pasos menudos. Variedad acelerada es el vals.

 

 

bambuco

 

El Pasillo es otra de las tradiciones folclóricas andinas que se hicieron populares desde el siglo XIX. Es una de las variantes del vals europeo, convertido en baile de moda, con ritmo más rápido o sea de pasillo. Una de sus formas de variación en el siglo XIX fue la "capuchinada" o vals nacional rápido. En los años de transición del XIX al XX se convirtió en el ritmo de moda de los compositores colombianos; era el más solicitado por los jóvenes y el más escuchado en las tertulias santafereñas a estilo de "Rondinella", "La gata golosa", "Patasdilo" y otras. En la interpretación de los pasillos encontramos dos tipos representativos: el pasillo fiestero instrumental, que es el más característico de las fiestas populares, bailes de casorios y de garrote; se confunden con la típica banda de música de los pueblos, con los fuegos de pólvora, retretas, corridas, etc.
El pasillo lento vocal o instrumental, es característico de los cantos enamorados, desilusiones, luto y recuerdos; es el típico de las serenatas y de las reuniones sociales de cantos y en aquellos momentos de descanso musical, cuando se quiere recordar. El pasillo colombiano presenta semejanzas con el "valse" de el "sanjuanito" del Ecuador y el "valsecito" de Costa Rica". Con el pasillo colombiano se hicieron populares las danzas, bailes relacionados con la contradanza europea y la habanera cubana. Era un baile de salón y de fiestas de familia, muy apetecido en Colombia y en especial en Antioquia y Caldas.

• Vueltas antioqueñas: Antes de comenzar las fiestas en las montañas antioqueñas, los abuelos llamaban a los invitados para un baile de entrada, a ritmo de tiples, guitarras y bandolas.

• Guaneña. Este giro identifica al departamento de Nariño, es una tonada musical que no corresponde con mucha propiedad a nuestros aires típicos, y el origen que tuvo, así como sus coplas, la colocan entre las formas dramatizadas del bambuco

Bunde:

bunde

El folclore musical andino es el Bunde conocido en el Tolima y el litoral Pacífico. Parece que sus orígenes remotos se extienden hasta los cantos "wunde" de la Sierra Leona en África Occidental. Desde finales de la Colonia se conocen los "bundes" como bailes populares; según la tradición, la heroína santandereana Manuela Beltrán se reputaba como "bundelera". Se conoció asimismo en Antioquia, Cartagena y Tolima; en el Valle y Chocó encontramos bundes como cantos para ritos funerarios y para honrar a los santos patronos, como el "bunde San Antonio".

En el Tolima el bunde ha significado una mezcla de ritmos o ensaladilla de música, con melodías cadenciosas influenciadas por las interpretaciones de guabinas y bambucos y las supervivencias folklóricas de los "opitas"; uno de los clásicos es el "Bunde tolimense" de Alberto Castilla, el cual recoge la tipicidad tradicional folklórica tolimense". Los estudios folklóricos han profundizado más en el bunde del litoral Pacífico de procedencia negra, el cual se baila por parejas en forma circular; son interpretados con flauta de caña, el conuno y el tambor.

Orígenes y tipos del folclor

Los estudiosos consideran que el folclor no se limita a las comunidades rurales, sino que también aparece en las ciudades y que, en vez de extinguirse, continúa siendo parte activa del aprendizaje de todos los grupos, desde las unidades familiares a las nacionales, aunque con formas y funciones diferentes. El folclor como actividad recreativa y conjunto de afirmaciones y creencias no verificables sigue vivo. Los diferentes objetivos y procedimientos de investigación de antropólogos, sociólogos, psicólogos, lingüistas y escritores han modificado considerablemente la tendencia anterior a considerar la literatura y las costumbres folclóricas como algo extravagante y romántico o como algo inferior a la cultura tradicional. El folclor ha llegado a ser considerado como parte del proceso de aprendizaje humano y como fuente importante de información para la historia de la humanidad.
El material folclórico puede clasificarse en cinco grandes áreas: creencias, costumbres, relatos, canciones y refranes, y arte popular. Las creencias populares engloban todo tipo de ideas sobre los temas que por tradición han preocupado al hombre, desde la causa y curación de enfermedades hasta la especulación sobre la vida después de la muerte, así como supersticiones, magia, adivinación, brujería y apariciones fantasmales o de criaturas fantásticas y mitológicas. Las costumbres comprenden todo el material relativo a modos en festejos, juegos y danzas, aunque también se refieren a las relativas a cocina y vestimenta. Los relatos abarcan baladas y diferentes formas de cuentos tradicionales y música tradicional, basados a veces en personajes reales o acontecimientos históricos. Entre las canciones y refranes se encuentran nanas y rimas infantiles, trabalenguas y acertijos. El arte popular abarca cualquier manifestación artística creada por el pueblo de forma anónima y que expresa el carácter de su vida en comunidad.

 

Primeras investigaciones sobre el folclor.

El estudio formal del folclore comenzó hace unos 300 años. Entre los primeros libros que trataron este tema se encuentran Traité des superstitions (Tratado de las supersticiones, 1679), obra del francés Jean Baptiste Thiers

jeanbptiste

JEAN BAPTISTE THIERS

aubrey

JOHN AUBREY

y Miscellanies (Misceláneas, 1696), del inglés John Aubrey sobre las creencias y costumbres populares relativas a augurios, sueños, premoniciones y fantasmas.

El primer libro importante sobre el folclore fue Antiquitates Vulgares (Antigüedades vulgares, 1725), obra del sacerdote británico Henry Bourne, donde resume las costumbres populares de las celebraciones religiosas. El libro Reliquias de la poesía antigua inglesa (3 volúmenes, 1765), editado por el poeta, anticuario y obispo inglés Thomas Percy, contiene una colección importante de baladas inglesas y escocesas. En 1777 el anticuario y sacerdote inglés John Brand publicó Observaciones sobre las costumbres populares de Gran Bretaña. El libro catalogaba y describía el origen de muchas costumbres del país y se convirtió en el libro de referencia del folclore británico.

En Alemania los pioneros en el estudio del folclore fueron el filósofo Johann Gottfried von Herder y los filólogos Jacob y Wilhelm Grimm. Herder publicó en 1778 una colección de canciones populares alemanas y los hermanos Grimm recopilaron los Cuentos populares alemanes (2 volúmenes, 1812-1815).

johangotfried

JOHANN GOTTFRIED

machado

A MACHADO Y ALVAREZ

En España los estudios metódicos sobre el folclore español los inició en 1885 A. Machado y Álvarez, y en 1922 A. Guichot y Sierra publicó su libro Noticia histórica de folclore, sobre folclore en Europa, y en especial en España. En 1931 apareció Folclore y costumbres de España, de Navasmés y en 1947 el Manual del folclore de L. Hoyos Sáinz.

Estudios modernos

Durante el siglo XIX y principios del XX, la recopilación y el análisis del folclore atrajo cada vez más la atención de los investigadores europeos. Numerosas revistas y sociedades se dedicaron a registrar y a conservar la herencia folclórica existente. En el siglo XIX la investigación del filólogo alemán Theodor Benfey estableció las bases del estudio comparativo en este campo. Sus teorías fueron adoptadas por investigadores como el clasicista y folclorista escocés Andrew Lang, autor de Costumbres y mitos (1884) y Mitos, literatura y religión (2 volúmenes, 1887), y el antropólogo británico James George Frazer, autor de La rama dorada (1890, ampliada a 13 volúmenes en 1915). Se trata de obras decisivas para el estudio antropológico del folclore.
Ya en 1905 estudiosos daneses utilizaron el gramófono de Edison para registrar canciones de Dinamarca, Groenlandia y las islas Feroe. Entre los principales folcloristas escandinavos se encontraba el finlandés Antti Aarne, que colaboró en el desarrollo de procedimientos para establecer los elementos, el lugar de origen y la fecha aproximada de los cuentos populares. En 1910 Aarne creó un importante sistema para realizar un índice sobre cuentos populares, que posteriormente fue traducido y ampliado por el folclorista estadounidense Smith Thompson en su obra Tipos de cuentos populares (1928).

 

 

REGRESAR A MUSICA >>>